co-creation

Centrarse en cómo se puede impulsar el valor de su comunidad, en vez de cómo una comunidad puede impulsar el valor para usted

En un mercado donde los productos entre la competencia tienden a presentar diferencias prácticamente imperceptibles, es cada vez más el tipo de interacción con el cliente el factor que marca la diferencia. Las relaciones con el cliente no tienen un punto de partida y un final claro; ya no podemos establecer el ciclo de dicha relación precisamente porque no es un ciclo, sino un proceso continuado.

En los modelos de negocio emergentes los consumidores se convierten en participantes activos, generando conversación e influyendo directamente en la vertiente operativa del negocio.

¿Cuáles son los objetivos de la co-creación?

  1. Generar junto con el cliente una propuesta de valor diferencial: aparte de obtener su voz en relación a sus motivaciones, necesidades y expectativas, conseguimos construir nuevas perspectivas y formas de ver la realidad que consiguen soluciones alternativas a los problemas ya existentes.
  2. Crear una metodología de innovación difícilmente imitable que involucre a todos los grupos de interés tanto internos como externos de la compañía, y con la que aumentarán las probabilidades de que nuestras decisiones sean acertadas y aceptadas.
  3. Teniendo en cuenta como se acelera el Time to Market desde la concepción del producto hasta su salida a venta y los recursos humanos y tecnologías invertidos en los procesos de investigación, la reducción de costes se presenta como una consecuencia más allá de un objetivo de la co-creación.

La propuesta de valor ofrece un interminable abanico de atributos: sentimiento de pertenencia a la compañía, aumento de los grados de satisfacción, mayor índice de recuerdo… Por no hablar de cómo la integración de dicha cultura a los grupos internos mejora el rendimiento y el ambiente de trabajo de los empleados.

La co-creación es sin duda una de las piedras angulares de la experiencia, de naturaleza emocional, y que además combina beneficios tangibles para las partes. Entender lo que motiva a tus co-creadores es un buen comienzo; entender que tienes que ceder el control es de vital importancia; y entender que la co-creación conduce a resultados medibles es la clave.

Existen numerosos ejemplos de compañías que han obtenido beneficios haciendo participar a sus clientes y empleados en diferentes sectores. Además de los conocidos casos internacionales como Dell o Starbucks, contamos con casos más cercanos en España en sectores tan diversos como Banca (Bankinter, Banco Sabadell), Turismo & Transporte (Spanair) o Retail (Munich Sports).

Y tú, ¿estás dispuesto a escuchar las ideas de tus clientes y ponerlas en práctica?