La reputación online es la popularidad que tiene una marca o persona en Internet.

Una marca puede generar visibilidad en Internet a través de los medios publicitarios y tener un control sobre esta, pero la reputación se encuentra fuera del control de la compañía ya que esta se genera a través de las conversaciones y opiniones que vierten las personas a través de blogs, foros y redes sociales como Facebook, Twitter, Buzz, Tuenti, etc.

El fácil acceso que supone Internet genera una gran exposición de las marcas a conseguir una positiva o negativa reputación online, ya que se construye desde múltiples fuentes y es utilizada por los usuarios para realizar sus propios juicios de valor y distribuirse de forma masiva, llegando a alcanzar grandes cotas mediáticas.

Además, los buscadores contribuyen de manera exponencial a la visibilidad de esta reputación online. En el caso del buscador Google, si en su opción de búsqueda incluimos, por ejemplo los términos bancos en Madrid, nos muestra los resultados de negocios locales que coinciden con estos términos y, a su vez enlaces a las opiniones vertidas por los usuarios en cada negocio.

google bancos

El mayor caso de reputación online negativa en España lo podemos encontrar también gracias a Google. El SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) generó tal cantidad de opiniones adversas, cuando aplicó diferentes cánones e impuestos sobre varios productos de electrónica, que aparece como el primer resultado al incluir el término ladrones en la opción de búsqueda.

google sgae

En lo comercial, la reputación online puede ser transcendental para generar un aumento o disminución de las ventas de una compañía a través de los comentarios y opiniones que vierten los clientes y usuarios. Estas opiniones se convierten en recomendaciones de compra, en las que los usuarios confian por provenir de otro consumidor.

Gracias al uso de las metodologías más avanzadas en Evaluación y Captura, se pueden controlar estas opiniones y comentarios en Internet, transformando las interacciones negativas en positivas.