Blog

Cómo Dejar de Ser un Mal Jefe Para Ser un GRAN LÍDER

Adiós Jefe. Hola Líder

Vamos a comenzar con una sencilla pregunta que marcará los próximos minutos de lectura: Cuando te levantas por las mañanas, ¿tienes ganas de ir a trabajar? Reflexiona profundamente la respuesta e intenta averiguar si el problema es un mal trabajo o una mala gestión por parte de tus superiores. Si es esto último, deberías seguir leyendo.

La mayoría de los empleados por norma general abandona sus puestos de trabajo por motivos relacionados con una falta de comunicación con sus jefes y superiores. Muchos responsables en las empresas consideran que su posición es un derecho y no una responsabilidad. Su principal motivación es su propia promoción y blindar su puesto, dejando en un segundo plano a su propio equipo de trabajo.

La arrogancia de muchos “líderes” es un defecto que por norma general se malinterpreta. El hecho de un líder amable se podría confundir con un carácter débil. Lo cual es un error garrafal. Un mal jefe es capaz de dar unos resultados increíbles a corto plazo, pero condena a la empresa a largo plazo debido al legado tóxico que deja tras de sí. El daño puede ser tan grave que se corra la voz de que las condiciones laborales son pésimas y pocos serán los buenos trabajadores quieran aplicar a esa empresa.

Por otra parte, cabe destacar la fuga de talento que implica tener un mal jefe. Un jefe pésimo desmotiva, afecta a la productividad de su equipo, genera incertidumbre y miedo. Si quieres un equipo implicado con la empresa, primero necesitas que respeten y admiren a su jefe. Que sea el modelo a seguir por parte de los demás. Un capitán de barco que se preocupa por cada uno de sus marineros, a los cuales guía y protege.

buen-jefe

Entrena a la gente lo suficientemente bien como para que se puedan ir, trátalas lo suficientemente bien como para que se quieran quedar.

5 Características de un Buen Líder

1. Admiten sus errores. Todos los líderes cometen errores. Un buen líder confía en sí mismo y no busca a un culpable de sus fallos. confían en ellos. En su lugar, se hacen responsables. Esa vulnerabilidad genera confianza en su equipo.

2. Las personas primero. Se enfoca en servir a los demás. No buscan conseguir más poder dentro de la empresa. En su lugar, buscan más y mejores formas de ayudar a los demás.

3. Comparten información y delegan. Los líderes son conscientes de sus fortalezas y debilidades. Se dan cuenta de que no pueden hacer todo ellos solos. Saben delegar porque el trabajo es más importante que su propio ego.

4. Escuchan (de verdad). Son accesibles para los empleados y esto les permite crear un entorno de comunicación abierta y con un feedback muy positivo para ambas partes.

5. Son empáticos. Realmente se preocupan por los empleados que están a su cargo y que éstos sientan esa sinceridad. La empatía les permite construir relaciones laborales sanas y establecer vínculos con los miembros del equipo.

mal-jefe

5 Características de un Mal Jefe

1. Se lleva todos los méritos. Un equipo de trabajo está formado por un responsable y el resto de subalternos. No hay nada peor que tener un jefe que se lleve la condecoración del trabajo de los demás. Es como si  un director de cine se lleva los méritos a mejor película y no diese las gracias a el inmenso equipo que tiene detrás.

2. No predica con el ejemplo. ¿Se dedica a dar órdenes, pero él es el primero que se escaquea de hacerlas? Aquí tenemos un claro caso de mal gestor de equipos.

3. Ausencia total. Muchos jefes se escudan en “confío ciegamente en mi equipo”, pero esto es una relación laboral y como tal necesita ser cuidada de forma regular. La falta de comunicación va ligada a este defecto, lo cual solo empeora el ambiente.

4. Es arrogante. Los aires de superioridad suelen ser típicos de un mal jefe, pero no dejan de ser y no son más que un reflejo al temor de perder su autoridad y el respeto de sus empleados.

5. Baja la motivación. Si eres un mal jefe, no solo no haces bien tu trabajo, si no que condicionas el de los demás. La toxicidad de estos individuos se contagia como una plaga del siglo XVI, afectando negativamente a la productividad.

Es Hora de Cambiar…

Si has llegado hasta aquí espero que todas estas reflexiones hagan pensar a más de un jefe. Si has notado que tu carácter está más cerca de “Jefe” que de “Líder” que sepas que estás cavando tu propia tumba laboral. Estás a tiempo de cambiar las cosas, la Experiencia de Empleado es el activo más poderoso que tienes a tu disposición para conseguir tus objetivos. Es más, se podrían mejorar y tendría un impacto enorme en tu equipo de trabajo: tus comerciales venderás más porque estarán cómodos, los programadores harán su trabajo de una forma más eficiente y tu equipo de marketing estará mas localizado. Todo esto gracias a crear un buen ambiente de trabajo y que tengan por encima a una persona responsable, humilde y que su fin último sea salvaguardar la salud laboral de la gente que tiene a su cargo.

145720cookie-checkCómo Dejar de Ser un Mal Jefe Para Ser un GRAN LÍDER
Comparte este contenido:

Añadir comentario

Más en el blog...

La Importancia de Pensar en Global y Actuar en Local: Glocal

Born to be Glocal En nuestro sector, siempre hablamos de la necesidad de adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes, de conocerlos a la perfección ...

Ver más

¿Quién gestiona mejor las reclamaciones?

De una manera muy visual vamos a mostrarte las empresas líderes en la gestión de las reclamaciones:   [caption id="attachment_3168" align="aligncenter" ...

Ver más

VIDEO: ¿Qué es un Customer Journey Map?

Te contamos en 1 minuto la herramienta más versátil en el diseño de experiencias, el Customer Journey Map. La metodología de Mapeo de Experiencias ...

Ver más
USD 0.8949346698 0