¿Qué Conexión hay entre las Emociones y el Diseño? - IZO

Blog

¿Qué Conexión hay entre las Emociones y el Diseño?

Blog

23-02-2021

Hoy traigo un tema que al pensarlo me genera cierto impacto. Como diseñadora que soy he podido vivir diferentes etapas en la creación de un producto. Es increíble como las personas que trabajamos en empresas siempre queremos forzar nuestros diseños, según como “creemos” lo va a percibir nuestro cliente y a la final lo único que hacemos es diseñar un producto completamente sesgado, donde no se han tomado en cuenta las necesidades y mucho menos las emociones de nuestros clientes.

En mi trayectoria como diseñadora, recuerdo haber tenido días donde mi corazón de diseño me pedía hacer algo y de repente todo era cambiado. Todo era modificado porque no cumplía los “estándares” que se habían planteado. Estándares que tenían que ver con las prioridades del negocio, prioridades que venían arrastrándose en el transcurso de los años. Pero siempre me quede con una duda, ¿el cliente realmente lo percibió como una idea innovadora?, ¿el cliente vio la diferencia de un año tras otro? No lo sé, pero algo muy dentro de mi me dice que no, que hicimos más de lo mismo y se nos olvidó conectar con las emociones de nuestros clientes.

Lo Emocional no es Suficiente

Recuerdo la primera vez que estuve en una sala haciendo unas pruebas para identificar el grado de “accesibilidad” que tenía nuestra página web. Para los que no conocen el mundo de la accesibilidad digital, es el indicador que nos permite realizar un producto digital adaptado para personas que tengan discapacidades de visión, de esta forma podrán navegar por web o aplicación a través de la escucha.

Yo estaba sentada en un banco percibiendo como iba a hacer la prueba, evidentemente contamos con la participación de un chico que tenía esta discapacidad y ahí comenzó el testeo. Pasamos dos largas horas en esa sala y cada momento, cada navegación para mi era una tortura ver y escuchar como interactuaba con nuestro producto, como dice el dicho “el pedía peras y la web le entregaba limonadas”, os podéis imaginar el desastre que fue. La prueba consiste en que el comience a interactuar con la web de una forma autónoma y se supone que la web debe tener un trato “friendly” muy similar al de un humano, pero fue todo lo contrario.

Desde que tuve esa experiencia sabía que mi misión con el diseño era mucho más grande, sabía que ya no era solamente hacer un producto atractivo, sino que tenía que ser usable (para todas las personas). Además debía dar un paso más allá, debía conectar con sus emociones, me imagino que te estarás preguntando por qué. Simplemente porque somos seres humanos y debemos ser tratados como tal, independientemente si se trata de un producto o no.

“Nos encanta sentirnos únicos”

Producto Emocional

Claro, ahora viene el reto, imagino que estarás diciendo, pero ¿cómo hacemos que un producto genere emociones, es un producto? Pues ahí esta el truco, pero, también está la clave de nuestro éxito. A todos nos gusta sentirnos especiales, sentirnos que aquello que tenemos, utilizamos, tiene un aspecto agradable y no sólo nos centramos tal vez en su diseño sino en lo que nos hace sentir. ¿Te has puesto a pesar de que cada vez que te pones tu ropa favorita te sientes diferentes?, ¿qué emoción sientes?, ¿podrías describirlas?

Principalmente las emociones positivas se conectan con aquellos productos más nuevos o que tienen un valor emocional añadido. ¿No te ha pasado que te acabas de comprar un par de zapatillas y cada vez que te las pones te sientes con más confianza, te sientes seguro y probablemente se te despierta la curiosidad, empezarás a pensar cómo combinar ese par y para que ocasiones las vas a utilizar?

Sin embargo, cuando tenemos algo que ya es antiguo, un poco desgastado no sientes lo mismo, posiblemente cuando te lo pones luego te arrepientes y te haces la pregunta de ¿por qué me puse estas zapatillas, mira lo viejas que se ven? Ahora, puedes ver como tenemos dos emociones completamente diferentes para un artículo. También podría asegurar que esas emociones que sientes van más relacionadas a un diálogo interno negativo, de inseguridad y además te comes la cabeza con un montón de pensamientos innecesarios que van haciendo que poco a poco se vaya bajando hasta la autoestima.

Las Emociones Aplicadas a Negocio

Bien, pues ahora traduzcamos estos ejemplos a nuestro mundo empresarial. Imaginémonos que somos un banco y que hemos visto una gran decaída en el uso de nuestros cajeros automáticos, es cierto que ya tienen varios años, pero hacer una inversión tan grande para remodelar todos los cajeros es una locura y más ahora cuando las cosas no están yendo tan bien como esperábamos.

Sin embargo, hemos visto como la competencia ha venido invirtiendo en sus cajeros, integrando el mismo modelo que tenemos nosotros. La única diferencia es que las máquinas de ellos están más nuevas y las nuestras son antiguas, pero los rumores son que los clientes están haciendo más uso de sus cajeros y no nos explicamos cómo puede estar ocurriendo este fenómeno si son los mismos cajeros, con el mismo diseño.

Al igual que en nuestro ejemplo de las zapatillas, debemos tener en cuenta un factor que siempre olvidamos en el mundo empresarial y es que somos seres humanos, nuestras emociones positivas se activan con aquello que sea visualmente atractivo y que además nos genere sensaciones de placer, lujo, sentido de pertenencia… Nos gusta tener a nuestro alrededor aquello que nos suba los niveles de energía, como una rica fragancia, un lugar con diseño acogedor y todo lo que visualmente consideremos “llamativo, atractivo y de lujo”.

¿Qué iPhone te haría sentir mejor?

Entonces ahí va mi pregunta: ¿por qué no diseñar productos que nos hagan experimentar estas emociones? Que nos hagan sentir únicos. Al final somos seres humanos y es lo que nos encantan sentir. ¿Por qué no indagar en las emociones actuales de nuestros clientes e identificar nuevos medios para subirlas? Con ello no sólo estaríamos consiguiendo clientes más felices, sino clientes que perduren en el tiempo, que sean leales a nuestra marca y que se conviertan en los principales embajadores de ella.

“Conozcamos las emociones de nuestro cliente”

Conclusión

Ya para terminar me encantaría proponerte un ejercicio. Estoy segura de que te va a cambiar tu percepción de los objetos. Revisa tu móvil, ¿en qué estado se encuentra?, ¿tienes protector de pantalla y está desgastado?, ¿tal vez tienes la pantalla rota?

Lamento informarte que para que el ejercicio sea efectivo tu móvil debe encontrarse con un aspecto en mal estado, esto no quiere decir que tengas que romper la pantalla ni mucho menos, así que si cuentas ahora con un dispositivo en excelentes condiciones tendrás que reservarte el ejercicio para más adelante.

Si tu móvil tiene estas características: pantalla, protector de pantalla y funda en mal estado,  seguramente estarás experimentado como tu celular presenta problemas, probablemente está más lento e incluso te has planteado cambiar de dispositivo porque ya no puedes más con él. Yo te propongo que no lo cambies todavía y que primero intentes hacer los “arreglos básicos”, cambia la funda, compra un nuevo protector o una nueva pantalla. Haz el ejercicio y luego tú mismo podrás experimentar cómo te sientes… ¡Ahí está la magia del diseño!

Autora: Bessy Cedeño

Senior Experience Designer

0.88